Miel y polen

De la rica y diversa flora que vegeta en los diferentes ecosistemas naturales del Valle del Guadalhorce, las abejas recolectan el néctar y lo almacenan en sus panales para después deleitarnos con mieles exquisitas que además de ser un lujo para el paladar nos aportan innumerables beneficios para nuestra salud.

Al hablar de miel en el Valle del Guadalhorce tenemos que hablar de miel de azahar, de tomillo, de romero, de eucalipto, sin olvidar la popular miel de las mil flores. Mieles que además de aromáticas son reconocidas sus propiedades saludables.

Los jaguarzos y las jaras son algunas de las plantas de nuestra sierra que proveen de polen a nuestras colmenas. Este polen que nos recogen las abejas es fuente natural de sales minerales, aminoácidos esenciales y vitaminas que ayudan a tonificar y favorecer nuestro organismo.